EL DESPERTAR SAI
EL DESPERTAR SAI: LOS INDIOS HOPI LOS INDIOS HOPI - EL DESPERTAR SAI

SEGUIDORES SAI EN GOOGLE

SI GUSTAS DEJAR UN COMENTARIO

Dynamic Glitter Text Generator at TextSpace.net
EN VISTAS DINÁMICAS ABRE MÁS RÁPIDO LA PÁGINA

Un momento por favor, cargando... Om Sri Sai Ram Om Sri Sai Ram Om Sri Sai Ram

SAI NARAYAN HARI
Ir a descargar


HARE KRISHNA HARE KRISHNA KRISHNA KRISHNA HARE HARE
HARE RAMA HARE RAMA RAMA RAMA HARE HARE

MENU DE ENTRADAS



CAMBIAR TAMAÑO DE LETRA MAYOR  O MENOR 

OPRIME SI NO ALCANZAS A VER BIEN EL TEXTO DE LAS PUBLICACIONES,
OPRIME LA TECLA + PARA AMPLIAR EL TEXTO A TODA LA PANTALLA, OPRIME - PARA REGRESAR A LO NORMAL.

martes, 7 de abril de 2015

LOS INDIOS HOPI



LOS INDIOS HOPI

Los indios Hopi son el pueblo nativo americano más antiguo del continente, acreedores de una cultura milenaria. Los Hopi, una pequeña nación de aprox. 10.000 individuos de habla uto-azteca, se establecieron en el área actualmente conocida como las Cuatro Esquinas, donde se encuentran las fronteras de Arizona, Nuevo México, Utah y Colorado, en EEUU.

El nombre original del pueblo Hopi, "Hopituh Shi-nu-mu", significa las "Personas con Fines Pacíficos". Los conceptos de la moral y la ética están muy arraigados en las tradiciones hopi y esto implica el respeto por todos los seres vivos y por la Naturaleza en su conjunto. Para ellos toda vida es sagrada: los animales, los árboles y vegetación, el agua, el planeta entero.

Su existencia se ha modelado siempre según el plan universal para la creación y la conservación del mundo. Su progreso sobre el camino evolutivo de la vida depende de la observancia sin falta de sus leyes. A la vez, el propósito del ceremonial religioso es ayudar a guardar la armonía del universo. Constituye un sistema mítico-religioso que abarca todo el año con ceremonias, rituales, danzas, cantos, rezos y oraciones tan complejos, abstractos y esotéricos como los que más en el mundo.

Según la tradición hopi, la historia está dividida en períodos que ellos denominan Mundos, en los cuales existieron diversas creaciones imperfectas del hombre y que de hecho sus antepasados evolucionaron a través de las mismas. En total, la Humanidad debe recorrer siete mundos. Estos mundos están separados entre sí por terribles catástrofes: el primer mundo sucumbió por el fuego, el segundo por el hielo y el tercero por el agua. Nuestro actual mundo, el cuarto según sus profecías, estaría llegando a su fin.

Sobre "El Libro de los Hopis"

La mitología hopi es compleja dado que no constituye un corpus de creencias estructurado y documentado como en otras culturas, sino que se basa en la tradición oral, que en ocasiones presenta versiones contrapuestas. La ardua tarea de armar un compendio de todas ellas y unificarlas ha sido realizada en 1960 por Frank Waters, en su obra El Libro de los Hopis. El presente ensayo esta basado, en su mayor parte, precisamente en dicho libro, el cual es una exhaustiva recopilación de la tradición de los Hopis y que constituye virtualmente su Biblia.

El Primer Mundo – Tokpela

La creación de los universos

El Primer Mundo fue Tokpela [Espacio Infinito]. Antes estaba sólo el Creador,Taiowa. Todo lo demás era espacio infinito. No había principio ni fin; no había tiempo ni forma ni vida. Sólo un vacío inmenso cuyo principio y fin, tiempo, forma y vida estaban en la mente de Taiowa el Creador. Entonces él, el infinito, concibió lo finito, y creó a Sótuknang, diciendo:

-Te he creado a ti, la primera fuerza y el primer instrumento en forma de persona, para llevar a cabo mi plan de vida en el espacio infinito. Soy tu Tío. Eres mi Sobrino. Ahora ve y tiende estos universos en el orden correcto para que trabajen juntos y en armonía de acuerdo con mi plan.

Sótuknang hizo lo que se le había ordenado. En el espacio infinito recogió lo que habría de manifestarse como sustancia sólida. Hizo formas y las dispuso en nueve reinos universales: uno para Taiowa el Creador, uno para él mismo y siete universos para la vida que vendría. Luego Taiowa le ordenó que ponga las aguas en las superficies de los universos, para que estén divididas por igual entre todos y cada uno.  Así lo hizo Sótuknang, reunió en el espacio infinito lo que se manifestaría como aguas y las puso sobre los universos, de modo que cada uno fuese medio sólido y medio de agua.

La idea de la "nada" previa a la creación, en la cual solo estaba el Creador; el infinito sin tiempo y sin forma (sin principio ni fin); la creación a través de la palabra; la separación de las aguas; siete universos, en vez de siete días, etc. todo remite a los relatos cosmogónicos de todas las culturas, incluida la Torá misma, en los que se repiten los mismos conceptos y expresiones. Es todo asombrosamente similar en todos los textos de la Creación del Universo.

http://www.encountermissionsinternational.org/images/hopi_petroglyths.jpg

Petroglifo hopi

Luego Sótuknang fue al universo que contenía lo que habría de ser Tokpela, el Primer Mundo. De ello creó a la que permanecería en esa Tierra y sería su ayudante. Se llamaba Kókyangwúti, Mujer Araña, quien al despertar a la vida y recibir su nombre,Sótuknang le dijo:

He aquí la Tierra que creamos. Tiene forma y sustancia, dirección y tiempo, principio y fin. Pero no hay vida sobre ella. No observamos movimientos gozosos. No escuchamos sonidos regocijados. ¿Qué es la vida sin sonido ni movimiento? Por eso se te otorga el poder para crear esa vida. Has recibido el conocimiento, la sabiduría y el amor para bendecir a todos los seres de tu creación.

Siguiendo sus instrucciones, Mujer Araña tomó un poco de tierra, la mezcló con túchvala (líquido de la boca: saliva) y formó dos seres. Los cubrió con una capa hecha de una sustancia blanca, la sabiduría creativa misma, y les cantó la Canción de la Creación. Al destapar a los dos seres, que eran gemelos, les dijo:

-Eres Poqánghoya y existes para ayudar a mantener en orden a este mundo cuando se coloque la vida en él. Recórrelo ahora y pon tus manos en la tierra para que termine de solidificarse. He ahí tu deber.

-Eres Palongauhoya y existes para ayudar a mantener en orden a este mundo cuando se coloque la vida en él. Debes recorrer el mundo y emitir sonidos para que se escuchen por toda la Tierra. Cuando esto se escuche serás conocido también como "Eco", pues todo sonido es el eco del Creador.

Poqánghoya, al viajar por la Tierra, solidificó las partes más altas y creó grandes montañas. Palongauhoya, hizo sonar su voz como se le había ordenado. Todos los centros vibratorios a lo largo del eje de la Tierra, entre Polo y Polo, resonaron con su llamada. Así, hizo de todo el mundo un instrumento de sonido. Al concluir sus deberes, Poqánghoya fue enviado al Polo Norte del eje del mundo; y Palongauhoya, al Polo Sur. Juntos recibieron la orden de mantener en rotación correcta al mundo.

http://www.thinkaboutit-aliens.com/wp-content/uploads/2012/10/pm510e5be1.jpg

Fremont petroglyphs, Sego Canyon

Entonces Mujer Araña creó con la tierra árboles, arbustos, plantas, flores y toda clase de semillas y nueces para vestir la Tierra, dando a cada uno vida y nombre. De la misma manera creó todo tipo de aves y animales; los formó con tierra, cubriéndolos con la sustancia blanca de su capa, y les cantó.

-Está muy bien -dijo Taiowa-. Ya está listo para la vida humana, el toque final para completar mi plan.

La creación del Hombre

Así, Mujer Araña recogió tierra, ahora de cuatro colores: amarilla, roja, blanca y negra. La mezcló con túchvala, el líquido de su boca, la moldeó y la cubrió con la sustancia blanca de su capa, la sabiduría creativa misma. Al igual que antes entonó la Canción de la Creación sobre las formas. Al  destaparlas eran seres humanos creados a la imagen de Sótuknang. Luego creó otros cuatro seres con su propia forma. Eranwúti, compañeras para los primeros cuatro seres varones. Cuando Mujer Araña quitó la capa las formas cobraron vida.

Corría la hora de la luz amarilla, Síkangnuqa, la segunda fase del amanecer de la Creación, cuando el aliento de la vida llenó al hombre. Al poco tiempo el Sol apareció en el horizonte. Secó la humedad en sus frentes y endureció el punto blando de sus cabezas.

-Es el Sol -dijo Mujer Araña-. Por primera vez se encuentran con su Padre el Creador. La hora de las tres luces que revelan el misterio, el aliento de la vida y el calor del amor. En ellos consiste el plan de vida que el Creador tiene para ustedes.

Con la Creación del Hombre encontramos más similitudes aún: a la imagen de…; a partir de la arcilla mezclada con la esencia divina; primero ellos y luego las mujeres; con el aliento de vida, etc. Lo único distintivo es la mención del "amor", que no está presente en ningún otro relato analizado.

Petroglifo hopi

Versiones preliminares fallidas

El Primer Pueblo del Primer Mundo no contestó. No sabía hablar. Mujer Araña llamó aSótuknang para preguntarle qué hacer y le explicó:

-Creé al Primer Pueblo como me lo ordenaste. Están terminados de formar y sólidos. Tienen los colores correctos, vida y movimiento. Sin embargo, no pueden hablar. Eso les falta. Quiero que les des el habla; además, la sabiduría y el poder para reproducirse. Así podrán gozar la vida y dar gracias al Creador.

Sótuknang les dio el habla, una lengua distinta a cada color, y respeto para sus diferencias. Les dio la sabiduría y el poder para  reproducirse y multiplicarse.Entonces les dijo:

-Con todo esto les entrego el mundo para vivir y ser felices. Sólo una cosa les pido: respetar al Creador en todo momento. Sabiduría, armonía y respeto hacia el amor del Creador que los concibió. Deberán hacerlo crecer y nunca olvidarlo mientras tengan vida.

Anasazi, Utah

Así, el Primer Pueblo se dispersó, fue feliz y comenzó a multiplicarse.

Tanto las versiones preliminares fallidas, como la sabiduría (el conocimiento) vinculado a la reproducción de la especie son temáticas omnipresentes en la mitología de los pueblos de todos los continentes. La misión del hombre también parece ser la misma en todos los casos: reproducirse y alabar a los dioses creadores, cumpliendo con sus mandamientos.

La Naturaleza del Hombre

La sabiduría prístina que se les había otorgado los hizo comprender que la Tierra constituía un ente vivo como ellos. Era su madre. Ellos eran de su misma carne y se nutrían de su seno. Su leche era el pasto en el que se apacentaban todos los animales y el maíz creado especialmente para dar alimento a la humanidad. No obstante, la planta del maíz era también un ente vivo con un cuerpo semejante al humano en muchos aspectos, y la gente integraba su carne en la propia. Por lo tanto, el maíz también era su madre.

Al igual que para los Mayas, los Hopis también consideraban el maíz como un sustancia sagrada.

El Primer Pueblo entendía, pues, el misterio de su origen. Su sabiduría prístina también les revelaba la naturaleza del hombre. El cuerpo vivo del hombre y el cuerpo vivo de la Tierra estaban construidos en la misma forma. Un eje atravesaba cada uno de ellos. El eje del hombre era la espina dorsal, la columna vertebral que controlaba el equilibrio de sus movimientos y funciones. A lo largo del eje había varios centros vibratorios que repercutían el sonido primordial de la vida en todo el universo o daban aviso si algo estaba mal.

Los Hopi, así como los misticismos tibetano e hindú, postulan una serie semejante de centros de fuerza (centros vibratorios) o psicofísicos en el cuerpo humano. La descripción de estos chakras, para los orientales, coincide con la de los hopis, aunque para los primeros son 7 y para los segundos son 5. El Primer Pueblo no conocía la enfermedad. Las personas no se enfermaban del cuerpo ni de la cabeza, hasta que el mal entró al mundo. Así, el Primer Pueblo se comprendía a sí mismo.

File:Fremont petroglyphs, Sego Canyon.jpg

Fremont petroglyphs, Sego Canyon

Y así era el Primer Mundo en que vivían. Se llamaba Tokpela, Espacio Infinito. Su dirección era el este; su color, sikyangpu, el amarillo; su mineral, sikyásvu, el oro. Tenían importancia en él káto'ya, la serpiente de la cabeza grande y wisoko, el ave que comía grasa.

La serpiente tiene aquí también una presencia destacada, como la tiene también en todas las culturas del mundo.

En él, el Primer Pueblo vivía puro y siguió multiplicándose, se esparció sobre la faz de la tierra y era feliz. Pese a que tenía colores diferentes y hablaba distintos idiomas, sus sentimientos eran los mismos y se entendían unos a otros sin necesidad de la palabra.

La destrucción del Primer Mundo

Entonces se introdujo entre ellos Lavaíhoya, el Hablador. Entre más habló, más los convenció de las diferencias que había entre ellos, entre los seres humanos y los animales y entre las personas mismas, en cuanto al color de su piel, su lengua y sus creencias sobre el plan del Creador. Finalmente los hombres se tornaron crueles y belicosos y comenzaron a luchar entre sí. Entonces Taiowa junto con Sótuknang se pusieron de acuerdo:

Hemos decidido destruir el mundo. Hay que crear otro, para que puedan volver a empezar.

Pero antes, encontraron hombres justos y sabios que aún respetaban las consignas de Taiowa, por lo que decidieron salvarlos. Sótuknang dijo:

-Irán a cierto lugar. Los guiará su kópavi [centro vibratorio arriba de la cabeza]. Su sabiduría interior les dará la visión necesaria para ver cierta nube, que seguirán de día, y cierta estrella, que seguirán de noche. No se llevarán nada. Su marcha no habrá terminado hasta que no se detengan la nube y la estrella. 

La noción de la destrucción de la humanidad descarriada, salvando a aquellos pocos justos, nos resulta bien conocida, como así también lo de guiar a los justos en su "éxodo" con nubes y luces:

Éxo.13.21/22. Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche. Nunca se apartó de delante del pueblo la columna de nube de día, ni de noche la columna de fuego.

Una vez que hubo reunido a todos los seres humanos escogidos para ser salvados de la destrucción del mundo, los llevó a un enorme montículo en el que vivía el Pueblo de las Hormigas, y Sótuknang indicó a los seres humanos que entraran en esa kiva de las Hormigas.

Petroglifo hopi

Así, los seres humanos descendieron a vivir con el Pueblo de las Hormigas. Cuando todos estaban seguros y acomodados, Taiowa ordenó a Sótuknang que destruyera el mundo, quien hizo que lloviera fuego sobre el mundo, abrió los volcanes, y el fuego brotó de arriba, de abajo y de todo alrededor. La tierra, las aguas y el aire se tornaron un solo elemento, fuego. No quedó nada, salvo los seres humanos refugiados en la seguridad del seno de la Tierra. Ese fue el fin de Tokpela, el Primer Mundo.

El Segundo Mundo – Tokpa

Mientras sucedía todo esto, los seres humanos vivían felices con el Pueblo de las Hormigas bajo la superficie de la Tierra. Al utilizar la visión interior del centro detrás de sus ojos, el reflejo les alcanzaba muy bien para ver. Entonces Sótuknang les dijo a los seres humanos que salieran al Segundo Mundo:

"Multiplíquense y sean felices. No obstante, recuerden al Creador y las leyes que les dio".

Así como identificaron los centros energéticos del cuerpo (chakras), en consonancia con las culturas orientales, "el centro detrás de sus ojos" quizás se refiera al Tercer Ojo.

Sego Canyon Utah Comp

Sego Canyon Utah Comp

De esta manera, los seres humanos salieron al Segundo Mundo. Se llamaba Tokpa(Oscura Medianoche). Su dirección era el sur; su color, el azul; su mineral, qochásiva, la plata. Era una Tierra grande y los seres humanos se multiplicaron rápidamente. Se dispersaron en todas direcciones, incluso hasta el otro lado del mundo. En sus espíritus estaban tan cerca unos de otros que podían verse y hablarse desde el centro encima de sus cabezas.

Construían hogares; luego pueblos, y senderos para unirlos. Fabricaban cosas con las manos y almacenaban el alimento. Luego empezaron a comerciar y a trocar mercancías entre ellos. Entonces comenzaron los problemas. Tenían todo lo que necesitaban, pero querían más.  Cambiaban más y más por cosas que no hacían falta. Entre más bienes obtenían, más deseaban tener.

Al poco tiempo los seres humanos empezaron a reñir y a pelearse entre ellos, y se suscitaron guerras entre los pueblos. Todavía quedaban en cada pueblo unas cuantas personas que cantaban la Canción de su Creación. Sótuknang volvió a presentarse y dijo:

"Mi Tío, Taiowa, y yo hemos decidido destruir el Segundo Mundo en cuanto logremos colocar en un lugar seguro a ustedes, que aún tienen la canción en sus corazones."

Rock State Park, Utah

Una vez más, como en el Primer Mundo, Sótuknang acudió al Pueblo de las Hormigas para que abriera su mundo subterráneo a los seres humanos escogidos por él. Cuando hubieron quedado a salvo bajo la tierra, Sótuknang ordenó a los gemelos Poqánghoya y Palongauhoya que abandonaran sus puestos en los extremos norte y sur del eje del mundo.

En cuanto lo hicieron la Tierra perdió el equilibrio, giró fuera de control y dio dos vueltas completas. Las montañas se desplomaron a los mares y el agua. Los océanos y los lagos se vertieron sobre la tierra. El mundo flotó a través del espacio frío y desprovisto de vida, convirtiéndose en hielo sólido. Así fue el final deTokpa, el Segundo Mundo.

Tercer Mundo – Kuskurza

Durante muchos años todos los elementos que habían conformado el Segundo Mundo permanecieron congelados en un bloque de hielo inmóvil y sin vida. No obstante, los seres humanos eran felices y estaban calientes en el mundo subterráneo del Pueblo de las Hormigas.

Por fin Sótuknang indicó a Poqánghoya y a Palongauhoya que volvieran a sus puestos en los Polos del eje mundial. El planeta volvió a dar vueltas regulares sobre el propio eje y avanzó majestuosamente dentro de su órbita universal. El hielo empezó a derretirse y el mundo se calentó hasta que nuevamente pudo recibir vida.Sótuknang se dedicó entonces a crear el Tercer Mundo. Dispuso tierras y mares, sembró sobre montañas y llanuras y creó todas las formas de vida. Cuando la Tierra hubo quedado lista para ser ocupada, se dirigió a la kiva de las Hormigas y dijo:

-Ha llegado la hora de salir. Los he salvado para que se siembren sobre el nuevo Tercer Mundo. Sin embargo, deberán recordar siempre dos cosas:respétenme a mí y respétense unos a otros; y canten en armonía desde la cima de los cerros.

Petroglifo hopi

Enseguida los seres humanos salieron de la kiva de las Hormigas hacia el Tercer Mundo. Se llamaba Kuskurza. Su dirección era el este; su color, el rojo. En este mundo los seres humanos volvieron a extenderse. Se multiplicaron y continuaron avanzando sobre el Camino de la Vida.

En el Primer Mundo habían vivido en forma sencilla con los animales. En el Segundo, desarrollaron los oficios artesanales, las casas y los pueblos. Ahora, en el Tercer Mundo, se multiplicaron hasta sumar grandes números y progresaron a tal velocidad que llegaron a crear enormes ciudades, naciones, una civilización entera. Todo ello les dificultó acatar el plan de la Creación y cantar las alabanzas de Taiowa y de Sótuknang.

Un número cada vez mayor empezó a ocuparse únicamente con sus propios planes terrenales. Algunos conservaron, por supuesto, la sabiduría que se les había otorgado a su Salida. Esta sabiduría les permitió comprender que entre más avance y desarrollo lograsen sobre el Camino de la Vida, más difícil se haría éste.Sentían particular preocupación porque muchas personas aplicaban su poder reproductor [sexualidad] en formas perversas.

La idea de perversión sexual nos suena a la historia de los Nefilim quienes tomaron para sí mujeres humanas, tal como surge de la Biblia y más detalladamente del Libro de Enoch.

Horseshoe Canyon

Comenzaron a utilizar su poder creativo en otra forma, perversa y destructora.Algunas personas fabricaron un pátuwvota [escudo de piel curtida] y aplicaron su poder creativo a fin de hacerlo volar por los aires. Muchos lo usaron para volar hasta una gran ciudad, atacarla y regresar tan velozmente que nadie supo de dónde habían venido. Muy pronto los habitantes de otras muchas ciudades y países estaban fabricando pátuwvotas y volando sobre ellos para atacarse unos a otros. De esta manera, la corrupción y la guerra llegaron al Tercer Mundo, como habían llegado a los anteriores.

Se pueden encontrar referencias a aparatos voladores en la antigüedad tanto en textos védicos (bajo el término de "vímāna", como "vehículos voladores") como en los bíblicos.

Sótuknang se dirigió a Mujer Araña y dijo:

-No tiene sentido aguardar hasta que se acabe el hilo. Hay que hacer algo antes de que los seres humanos que llevan la canción en sus corazones también se corrompan o extingan. Te corresponderá salvarlos, mientras yo destruyo a este mundo con agua. Cuando llegues al lugar, mira a tu alrededor, verás unas plantas altas de tallos huecos. Córtalas y coloca dentro a los seres humanos. 

Mujer Araña siguió sus instrucciones y cortó las cañas huecas. Conforme los seres humanos fueron llegando los colocó dentro, con un poco de agua y hurúsuki [masa de harina blanca de maíz] para comer. Luego se introdujo ella dentro de una caña ySótuknang la selló, entonces se ocupó de destruir el mundo. Soltó las aguas y olas más altas que montañas, cubrieron la Tierra. Los continentes se partieron y se hundieron bajo los mares. La lluvia no paró de caer y seguían desplomándose las olas.

Petroglyph / McConkie Ranch Site

Los seres humanos, sellados dentro de sus cañas huecas, escucharon el poderoso rugir de las aguas, y luego el silencio. Por mucho tiempo, estuvieron flotando, finalmente cesaron los movimientos. Mujer Araña quitó el sello a las cañas huecas, los tomó de las cabezas y los sacó de ahí.

Los seres humanos miraron a su alrededor y vieron que se encontraban sobre un trocito de tierra que alguna vez había sido la cima de una de sus más altas montañas. Todo lo demás, hasta donde alcanzaba su vista, era agua. Era todo lo que quedaba del Tercer Mundo. Enviaron pájaros de muchos tipos, uno tras otro, para volar sobre las aguas y encontrarlo. Sin embargo, todos regresaron agotados sin haber hallado ninguna señal de tierra.

Este es un caso más de los cientos de relatos del Diluvio existentes en por todos los rincones del planeta, en el que unos pocos justos son salvados con ayuda de las deidades de turno. Encallar en la cima de una montaña, la inundación total, el envío de pájaros, es idéntico a todos los demás casos.

Mujer Araña indicó a los seres humanos que hicieran lanchas redondas y planas con las cañas huecas en que habían venido, y que se metieran en ellas. Nuevamente se confiaron a las aguas ya la orientación de su sabiduría interior. Durante mucho tiempo flotaron, impulsados por el viento y el movimiento de las aguas. Tras un largo y agotador viaje, que tuvo varias escalas en distintas islas, el contingente continuó hacia el este y hacia el norte, hasta que por fin, descubrieron la tierra [prometida]. Alta se elevaba encima de las aguas, extendiéndose de norte a sur hasta donde alcanzaban a ver sus ojos. Era una tierra grande, una tierra extraordinaria, era el Cuarto Mundo.

Cuando todos estuvieron reunidos, Sótuknang apareció ante ellos y luego de mostrarles, hacia el oeste y el sur, las islas por las que habían pasado [las cimas de las montañas del Tercer Mundo], las fue hundiendo una a una, y dijo:

-He borrado las huellas de su Salida, los escalones que les había dejado. En el fondo de los mares yacen todas las orgullosas ciudades, los pátuwvotas voladores, los tesoros mundanos corrompidos por el mal y las personas que no hallaban tiempo para cantar las alabanzas del Creador desde las cimas de sus cerros. No obstante, si ustedes guardan el recuerdo y el significado de su Salida, llegará el día en que esos escalones vuelvan a surgir para probar la verdad de sus palabras.

Ése fue, por fin, el término del Tercer Mundo, Kuskurza [un nombre antiguo que no tiene significado moderno].

Cuarto Mundo – Túwaqachi

Entonces Sótuknang se dirigió a los seres humanos con estas palabras:

"El nombre de este Cuarto Mundo es Túwaqachi, el Mundo Completo. Averiguarán el porqué. No es del todo hermoso y fácil, como los anteriores. Tiene alturas y abismos, calor y frío, belleza y tierras yermas. Sus decisiones determinarán si esta vez puedan cumplir el plan de la Creación o si con el tiempo habrá que destruir este mundo también. Ahora se separarán y emprenderán distintos caminos, a fin de reclamar toda la Tierra para el Creador. Cada grupo seguirá su propia estrella hasta que ésta se detenga. Ahí se establecerá. Contarán con la ayuda de las deidades apropiadas, los buenos espíritus. Sólo mantengan abiertas sus propias puertas y recuerden siempre lo que les he dicho ahora."

'Three Kings' Panel of Petroglyphs / McConkie Ranch Site (Utah)

'Three Kings' Panel of Petroglyphs / McConkie Ranch Site (Utah)

Los seres humanos, al mirar a su alrededor, descubrieron a un hombre apuesto llamado Másau, y que era el custodio, el guardián y protector de aquellas tierras. Entonces los seres humanos se dividieron en grupos y clanes para dar principio a sus migraciones, esperando volver a verse. Así fue el inicio de nuestro actual Cuarto Mundo, que se llama Túwaqachi, el Mundo Completo. Su dirección es el norte; su color, sikyangpu, el blanco amarillento.

Al realizar su Salida al presente Cuarto Mundo, se dijo a los seres humanos que no podían simplemente elegir un lugar dónde establecerse. Másau, el espíritu guardián del mundo, explicó la forma en que debían tener lugar sus migraciones, con qué signo iban a reconocer el sitio donde se establecerían en forma permanente y la forma en que debían vivir al llegar ahí. Todo ello fue apuntado simbólicamente sobre las cuatro tablillas sagradas que ahí mismo les entregó.

Son asombrosos los paralelismos que podemos encontrar con el texto de la Torá: las tablas sagradas, la migración (éxodo), las indicaciones sobre cómo llegar a la tierra prometida, la forma en que debían comportarse, el pueblo elegido, la meseta árida, y hasta el nombre del líder Másau/Moises.

Tablas entregadas a cada clan

Másau les comunicó que Pahána, su perdido hermano blanco, sería quien volvería por ellos, los redimiría de sus opresores y construiría con ellos una nueva hermandad universal. Para reconocerlo, volvería con el trozo faltante de la esquina de una de las tablillas [la mayoría de las tablillas aún se encuentra en posesión de los hopis].

Algunos clanes emprendieron la migración hacia el sur; otros, hacia el norte. Volvieron sobre sus mismos pasos para doblar hacia el este o el oeste y regresar de nuevo. Todas sus rutas formaron una gran cruz, cuyo centro, Túwanasavi [Centro del Universo], se ubicaba en la que ahora es la tierra hopi del suroeste de los Estados Unidos. Los brazos de la cruz llegaban hasta los pasos de los cuatro puntos cardinales. Al dar vuelta en cada uno de los extremos hicieron de esta gran cruz una esvástica, tanto en el sentido de las manecillas del reloj como el  contrario, de acuerdo con el movimiento de la Tierra o del Sol.

La esvástica es un símbolo místico utilizado en diversas culturas ancestrales. Proviene del idioma sánscrito de la India, del término swasti, y significa 'bienestar, fortuna, suerte, éxito, prosperidad'. Es una antiquísima fórmula de saludo, buen augurio y deseos de felicidad, además del execrable uso que le ha sido dado en el ultimo siglo, con un significado opuesto al original.

La esvástica como símbolo místico de distintas culturas ancestrales.

Continuaron las migraciones. Algunos clanes con el tiempo olvidaron los mandamientos de Másau, se establecieron en climas tropicales, donde la vida era fácil, y construyeron hermosas ciudades de piedra que posteriormente se deterioraron y desintegraron. Otros más perseveraron, manteniendo abiertas las puertas de sus cabezas. Estos fueron los que finalmente comprendieron el propósito y el significado de sus cuatro migraciones. De esta manera, tras viajar a los extremos más lejanos de la Tierra durante sus cuatro migraciones, estas personas escogidas finalmente llegaron a colonizar la vasta meseta árida que se extiende entre les ríos Colorado y Grande.

Fotografia de Albert Einstein junto a la comunidad Hopi.

Así fue, pues, como comenzó todo hace muchos años en el centro de este vasto continente. Todos los clanes habían terminado sus migraciones y se habían instalado en pueblos permanentes. En las afueras de éstos se les asignaban terrenos de cultivo y de pastos de acuerdo con su importancia ceremonial. Cada uno aportó su rito o ceremonia, la cual se integraba en el ciclo anual de ceremonias.

El árido altiplano no tenía ríos ni arroyos para regar el maíz, la calabaza, el frijol, el tabaco y el algodón. El clima no era tropical. No ablandaba a las personas ni hacía fácil la vida. La gente tenía que depender de las ceremonias, de sus oraciones y del plan universal de vida que se le había asignado. Es decir, llevaban una vida religiosa que fijaba cada detalle de sus asuntos seculares.

Las profecías sobre el fin del Cuarto Mundo

De acuerdo a las profecías transmitidas por los portavoces hopis:

El fin de las ceremonias hopis llegará cuando un kachina se quite la máscara durante una danza en la plaza delante de niños no iniciados. Por un tiempo no habrá más ceremonias ni fe. Luego Oraibi rejuvenecerá con su fe y ceremonias, marcando el principio de un nuevo ciclo en la vida hopi.

El fin del Cuarto Mundo estaría signado por la tercera Guerra Mundial, la cual sería provocada por los primeros pueblos en haber recibido la luz [la sabiduría o inteligencia divina] en los otros países viejos [India, China, Egipto, Israel, Africa]. La tierra y la población de los Estados Unidos serán destruidas por las bombas atómicas y la radioactividad. Sólo los hopis y su tierra se preservarán como un oasis en el que se refugiará la gente. No existe ninguna protección posible contra el Mal.

Los que no participen en la división del mundo por la ideología estarán listos para reanudar la vida en otro mundo, pertenezcan a las razas negra, blanca, roja o amarilla. Serán como una sola, hermanos. La guerra representará "un conflicto espiritual llevado a cabo con medios materiales. Los medios materiales serán destruidos por los seres espirituales que permanecerán aquí para fundar un mundo y una nación sometidos a un solo poder, el del Creador".

Este tiempo no está lejos. Llegará cuando baile el Kachina Saquasohuh [Estrella Azul] en la plaza. Este kachina representa una estrella azul, lejana y aún invisible, que pronto hará su aparición.

Sego Canyon

Vinculaciones con los pueblos mesoamericanos

Sólo siete, de unos cuarenta y siete clanes, migraron a través de Sudamérica hasta el páso en la punta extrema del subcontinente. Tanto el Códice Vaticano, que representa los cuatro "mundos" anteriores, como el Códice Telleriano-Remensis contienen una cronología de la historia azteca de 1197 a 1592. Ambos mencionan los siete clanes migratorios e indican que provinieron de siete cuevas en Aztlán.

El Popol Vuh, el libro sagrado de los mayas quichés de Yucatán, también afirma que los antepasados mayas se originaron en siete cuevas-matrices o barrancas, abandonaron Tulan Pa Civan y cruzaron el mar sobre piedras colocadas en hilera, semejantes a las piedras por medio de las cuales los hopis pudieron atravesar el mar.

Nine Mile Canyon, Utah

Los seres Kachinas

Los Hopis poseen un su tradición y en sus ritos una entidad a la que denominankachinas, que si bien no son dioses, tampoco son seres humanos. Los Hopis indican que los kachinas son seres de otros planetas/estrellas y que los acompañaron durante sus migraciones de un mundo a otro, y de hecho, que subieron con ellos durante la primera Salida de la matriz de la Madre Tierra.

El origen de los kachinas hopis se remite muy lejos al pasado prehistórico. El kachina Kókopilau entona una canción en una lengua tan antigua que los hopis modernos no entienden una sola palabra de ella. Los kachinas (ka, respeto, y china, espíritu), para los Hopis actuales, son "espíritus respetados" enviados para brindar apoyo y orientación a los clanes, y que adoptaban la forma de seres humanos. Los Hopi también llaman kachinas a las máscaras que los evocan, a quienes las portan, e incluso a los muñecos que los emulan.

Todos los años los kachinas venían a ayudar a los seres humanos, trayendo bendiciones de otras estrellas, mundos y planetas. Los zuñis constituyen el único pueblo aparte de los hopis que también tiene kachinas, aunque los hopis afirman que les fueron dados por sus antepasados, quienes los precedieron en la Salida.

Durante el inicio del Cuarto Mundo, en las tierras tropicales, al sur, estaba la misteriosa Ciudad Roja del SurPalátkwapi [Casa Roja]. Dondequiera que haya sido [acaso Palenque en Chiapas, México, acaso Casas Grandes en Chihuahua, México],Palátkwapi marca un importante hito en las leyendas hopis. Varios clanes decidieron dirigirse hacia el sur, y fueron acompañados por los kachinas quienes les indicaron que se establecieran y levantaran construcciones. El pequeño pueblo creció hasta convertirse en una gran ciudad y magno centro cultural y religioso.

Bajo la supervisión de los kachinasPalátkwapi fue erigida en tres secciones. En el primer nivel, el del suelo, las personas kachinas instruían a los iniciados en la historia y el significado de los tres mundos anteriores y el propósito de este Cuarto Mundo al que había salido el hombre. En el segundo piso enseñaban la estructura y las funciones del cuerpo humano y mostraban que la función más elevada de la mente era llegar a comprender la forma en que el único gran espíritu obraba dentro del hombre. Los kachinas explicaban todo esto para que la gente no volviera a ser mala y se evitara que el Cuarto Mundo fuese destruido como los primeros tres.

En el tercer nivel se aleccionaba a los iniciados en la naturaleza y los usos de toda especie de planta. Pese a que los seres humanos aún eran relativamente puros y había pocos casos de enfermedad, sobrevendrían algunos males y sus enfermedades consecuentes; para cada uno habría una planta curativa que la gente debía recordar. El cuarto piso era más pequeño que los tres inferiores, lo cual daba al edificio ceremonial la apariencia de una pirámide. En este nivel superior sólo se admitía a los iniciados de gran conciencia que hubiesen adquirido un profundo conocimiento de las leyes de la naturaleza. Ahí se les enseñaba el funcionamiento del sistema planetario, cómo afectaban las estrellas el clima, las cosechas y al propio hombre. Asimismo aprendían acerca de la "puerta abierta" encima de sus cabezas, de cómo mantenerla abierta y así conversar con su Creador.

Luego de un ataque de otro clan sobre la Ciudad Roja, los seres Kachinas dijeron:

"Nosotros, los del pueblo kachina, nos quedaremos aquí para defender la ciudad mientras ustedes escapan en la noche. Aún no llega la hora de regresar a nuestros lejanos planetas y estrellas. Pero ya debemos dejarlos. Usaremos nuestros poderes para ir a cierta alta montaña que ustedes reconocerán y donde aguardaremos sus avisos de necesidad… Somos gente espíritus; ni ustedes ni sus pueblos volverán a vernos. Pero deben recordarnos mediante el uso de nuestras máscaras y trajes en las fechas ceremoniales correctas. Sólo lo harán las personas que hayan adquirido el  conocimiento y la sabiduría que les enseñamos. Estas personas, de carne y hueso, llevarán nuestros nombres y se conocerán como el Clan del Kachina…"

Los kachina comparten la misma tarea que los Oannes, Apkallu y otros seres anfibios, a la vez que ViracochaQuetzalcoatl, los Nommos, y tantos otros seres sobre-humanos que se acercaron a la incipiente humanidad para transmitirle sus conocimientos en un pasado remoto.

Los Hopi y los astros

Los Hopi poseen un preciso conocimiento astronómico y tienen particular preferencia por las Pléyades (Choochokam: las Armoniosas, las Estrellas Abrazadas) y por el Cinturón de Orión (Hotomkam), como toda cultura ancestral que se precie de tal.

  • En la ceremonia de la Noche del Lavado del Cabello, las Pléyades, junto con el cinturón de Orión, indican el inicio del ritual. La Noche del Lavado del Cabello (Astotokya) es la ceremonia de iniciación de los niños y las niñas hopis en la Sociedad Kachina o en la Powamu antes de llegar a la adolescencia, y tiene lugar cada cuatro años. Conforme las siete Pléyades, representativas de los siete universos, suben al alcance de la vista a través de la abertura para la escalera en el techo, seguidas por las tres estrellas del cinturón de Orión, el sacerdote les relata a los niños el viaje del ser humano en su Camino de la Vida a través de los siete mundos sucesivos que comprenden cada uno de los siete universos.
  • Para la gran ceremonia de Soyál también son las Pléyades y Orión quienes indican el inicio del ritual. La gran ceremonia de Soyál tiene lugar en el solsticio de invierno y simboliza la segunda fase de la Creación en el amanecer de la vida. Este conjunto de ceremonias reconoce y confirma el diseño de la vida para el año siguiente. Todos deben estar listos cuando las siete estrellas de las Pléyades suban a la mitad entre el horizonte del este y un punto en el centro de la bóveda celeste, y la primera estrella del cinturón de Orión esté apenas poniéndose al alcance de la vista a través de la abertura para la escalera. Las siete estrellas de las Pléyades simbolizan los siete universos.

Los Hopis, al igual que muchos otros pueblos, adoraban al Sol, a quien le atribuían la fuerza creadora de todo lo existente. Un fragmento de la Canción de la Creación hace referencia precisamente al Creador, Taiowa ("nuestro Padre"), como el Sol, la luminaria amarilla.

Los hombres y las mujeres llevan sus oraciones hacia el este,
Hacen la seña de respeto al Sol nuestro Creador. 

El perfecto, Taiowa, nuestro Padre,
El perfecto que creó la hermosa vida
Revelada ante nosotros por la luz amarilla …

Cumplimos sus deseos saludando al Padre Sol.

Salavi

Un mito hopi cuenta que Wu'ya, el jefe del Clan Tejón, a la hora de su muerte habría descendido al manantial debajo del pueblo, y se habría transformado en un abeto (árbol), de ahí su nombre Salavi. El símbolo que le dieron a Salavi en los petroglifos es el de un croquis de un hombre con los brazos hacia arriba:

Salavi

Salavi

Casualmente, podemos encontrar este mismo ideograma en la cultura Dogon, de Mali, pueblo cuyos ancestros también se pierden en la historia. Los Dogon, que presentan muchas otras similitudes con los Hopis, llaman a este símbolo "Kanaga", y representa a los seres venidos de Sirio, además de ser también el nombre de un pájaro.

Kanaga

Pero no son solo los Dogon quienes usan este ideograma, sino que se trata de un símbolo ampliamente difundido.

Símbolos similares por todo el mundo. Fuente: http://thehiddenrecords.com/dogon-pleiades-taurus.php

Símbolo de la Salida

El mito de la Salida [el traspaso de un Mundo al siguiente] se expresa mediante un símbolo conocido por los Hopis como el símbolo de la Madre: Tierra Tápu'at [Madre e Hijo]. Hay dos diseños, uno cuadrado y un circular:

Símbolos de la Madre Tierra

Laberinto Hopi cuadrado, Arizona, USA

Resulta curioso que este símbolo sea conocido desde hace mucho tiempo en el mundo. Es idéntico al diagrama del laberinto de Dédalo según aparece en las tempranas monedas cretenses. El laberinto supuestamente fue construido por Dédalo en Creta para ocultar al Minotauro, el producto de la unión antinatural entre la reina Pasífae y un toro señalado para el sacrificio.

Monedas griegas, Knossos. 200-250ac

Pero más allá de Creta, se trata de un diseño muy replicado en todo el mundo.

Laberintos en distintas culturas

De izq. a der.: Hollywood stone, Irlanda; Arroyo Hondo, Mexico; Mogor, Pontevedra, España; Knidos, Turquia. s. VI-VII; Val Camonica, Italia. 750-500ac; Rock Valley, Cornwall, Inglaterra; India. 250aC; Goa, India. Fuente: http://www.labolab.net/laberintos-de-la-antiguedad

Montículo de la Serpiente de Louden

Algunos hopis modernos creen que el gran Montículo de la Serpiente cerca de Louden, Ohio, haya sido construido por sus antepasados. Es la imagen más grande de una serpiente en el mundo. Se trata de un terraplén de casi cuatrocientos metros de largo, seis metros de ancho y metro y medio de alto. Lo cubre la misma hierba que lo ha protegido de la erosión. El cuerpo de la serpiente se extiende en siete amplias curvas, y tiene las fauces abiertas.

Montículo de la Serpiente de Louden

Se trataría [según los hopis] de Tókchi'i, la serpiente guardián del este que siguió protegiéndolos hasta que llegaron a la pared de montañas que separa el este del oeste. Existen otras cinco serpientes de dirección. Pálulukang [Serpiente del Agua] es el guardián del Sur, Maichu'a [Serpiente Gris Cornuda] es la serpiente del Norte,Káto'ya [Serpiente Negra] es el guardián del Oeste y de la noche, Táwátaho[Serpiente del Sol, Voladora o del Látigo] gobierna lo de Arriba; es capaz de volar sin tocar el suelo, y Tuwáchu'a [Serpiente de la Arena o de Cascabel] es la serpiente del Abajo, la cual transmite las vibraciones de la Tierra.

Sobre la música sagrada

Es muy interesante encontrar la relevancia que le atribuyen a la música como poder curador del organismo.

Cantan a un niño enfermo sabiendo que el dulce poder de la música ayudará a curarlo.

El kachina llamado Kókopilau es denominado Flautista Jorobado, porque parecía de madera [koko: madera; pilau: joroba]. Dentro de la joroba de su espalda cargaba las semillas de las plantas y las flores. Con la música de su flauta creaba calor.

La referencia a que tanto el cuerpo del hombre como el de la Tierra poseían un eje a lo largo del cual había varios centros vibratorios que repercutían el sonido primordial de la vida, nos da una pista de como los Hopis entienden los efectos de las frecuencias del sonido [la música]. Más aún, Palongauhoya, la deidad designada como emisor de sonidos, "hizo de todo el mundo un instrumento de sonido".

La danza de la serpiente

La Danza de la Serpiente de los Hopi es una ceremonia sagrada llevada a cabo como una plegaria hacia los dioses y a la Naturaleza para que les provean de abundantes lluvias para sus cultivos, es decir una danza de la lluvia. En la misma, cada danzarín lleva una serpiente (viva) entre sus dientes y baila invocando a los dioses.

Danza de la serpiente/de la lluvia

El mensaje de los Hopis

Algunos preferirán considerar estas enseñanzas como extraños e ingenuos mitos de una tribu, muy primitiva, de indígenas enfrentados con la posibilidad de su propia extinción, debido a su falta de adaptabilidad. Sin embargo, para quienes en su propia cultura presencian el desazonado reflejo de la separación devastadora entre el espíritu y lo material, resultará de un profundo sentido de integridad.

Los Hopi nos recuerdan que debemos ajustarnos a la necesidad de un cambio interior si hemos de evitar una ruptura, un cataclismo entre nuestras mentes y corazones. Este mensaje de paz, esta preocupación por ayudar a conservar la armonía inherente a los elementos universales de toda vida, reafirman para todos y en todas partes la imperecedera fe del hombre en la plenitud y la riqueza de la vida.

 

Nota: Las imágenes de petroglifos presentadas son de la región próxima a los Hopis (Arizona, Utah, Colorado y New Mexico), y si bien no todas son atribuibles a ellos, algunas son de las culturas que dieron origen a los Nativos Pueblo – de la que los Hopis son parte – como los Anasazi, Hohokam y Mogollón.


FUENTE: http://reydekish.com/2015/04/07/los-indios-hopi/




No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dynamic Glitter Text Generator at TextSpace.net

SHREE SAI SANKIRTAN MALA

Dynamic Glitter Text Generator at TextSpace.net