EL DESPERTAR SAI
EL DESPERTAR SAI: FW: Sai y el Misionero iracundo. FW: Sai y el Misionero iracundo. - EL DESPERTAR SAI

SEGUIDORES SAI EN GOOGLE

SI GUSTAS DEJAR UN COMENTARIO

Dynamic Glitter Text Generator at TextSpace.net
EN VISTAS DINÁMICAS ABRE MÁS RÁPIDO LA PÁGINA

Un momento por favor, cargando... Om Sri Sai Ram Om Sri Sai Ram Om Sri Sai Ram

SAI NARAYAN HARI
Ir a descargar


HARE KRISHNA HARE KRISHNA KRISHNA KRISHNA HARE HARE
HARE RAMA HARE RAMA RAMA RAMA HARE HARE

MENU DE ENTRADAS



CAMBIAR TAMAÑO DE LETRA MAYOR  O MENOR 

OPRIME SI NO ALCANZAS A VER BIEN EL TEXTO DE LAS PUBLICACIONES,
OPRIME LA TECLA + PARA AMPLIAR EL TEXTO A TODA LA PANTALLA, OPRIME - PARA REGRESAR A LO NORMAL.

lunes, 9 de mayo de 2016

FW: Sai y el Misionero iracundo.



Date: Mon, 9 May 2016 12:51:42 -0400
Subject: Fwd: Sai y el Misionero iracundo.
From: rathnababa9@gmail.com
To:













Reenvío de correo, contribución de un devoto.

"Una vez que clames que eres devoto,
ten la convicción de que estás bajo Mis alas protectoras:
No tienes que preocuparte de nada."
Baba

Difusión Sai Centro América

 


Sai y el Misionero 
iracundo ... 

Para los oprimidos y para el deprimido, los necesitados y el desconsolado, Él está allí como un amigo, guía y guardián. Al servicio de la humanidad, sirviéndoles, pasa a menudo mostrando destellos de su aura divina. ¿Cómo viene al rescate de un corazón atribulado?

Giri Naidu comparte su experiencia, que ocurrió en la lejana región del Himalaya.
 (De archivos del Sanathana Sarathi )

Una noche de marzo me encontré en las altas paredes grises de un colegio de monjas a cargo de misioneros extranjeros en un pueblo del Himalaya y las puertas se cerraron detrás de mí.
Me encontré en medio de hijos de ministros, aristócratas, diplomáticos, y otros. A veces me sentía perdido en este mundo grande, pero poco a poco aprendí a aceptarlo como una parte de mi vida. Me mantuve a una distancia segura de los misioneros. No pasaba un día sin oír el silbido en mis oídos :
!"Whoosh!"!
de un bastón, llantos incontrolables o los gritos de algún niño desafortunado. Yo estaba destinado a pasar una parte de mi vida allí.

Un día recibí un duro golpe. Una fotografía de Bhagavan Baba que tuve cerca de mí se la llevaron y fue guardada en un armario. En mi soledad encontraba consuelo en un libro "Sathya Sai habla", que se mantenía bien escondido debajo de mi cama, ya que temía que fuera confiscado también.

Una fría noche, justo antes de la cena, el director entró con una expresión sombría y anunció:
"Ya no podrán tener libros debajo de sus camas. Si los libros se encuentran, serán confiscados. Aunque sean libros religiosos si se encuentran, se romperán en pedazos. Los chicos encontrados culpables serán azotados severamente. "
Mi corazón dio un salto al oír esto y se acelero. La cena se negó a pasar por mis fauces. Me levanté y salí de la sala del comedor.

Metí mis manos enguantadas en los bolsillos de mi abrigo y salí a los espacios abiertos detrás del convento. Un viento helado de las montañas cubiertas de nieve me saludó. Yo meditaba:
"¿qué voy a hacer con ese libro de Swami. ¿Cómo iba a tirarlo a la basura!
Era mi única fuente de alegría y de consuelo, cuyo apoyo y compañía, buscaba en esos momentos solitarios."
Mi mente estaba ahora decidida, iba a mantenerlo por debajo de mi almohada y afrontar las consecuencias. Sabía que era una dura prueba, que mi Señor me haría pasar.

Pasó una semana y no pasó nada. Ninguno de ellos había llegado a revisar. Una noche, eran cerca de las 10 hs. Todavía estaba despierto en mi cama. El viento frío del Himalaya silbó tán fuerte en  mi ventana, que hizo que el cristal de la ventana vibrara con fuerza. Todos los chicos de mi dormitorio estaban profundamente dormidos, tal vez soñando con los ángeles y las hadas, sin darse cuenta del terror que se acercaba esa noche.

Las luces del dormitorio se encendieron de repente. Allí estaba el guardia con otro misionero con un grueso bastón en la mano, que no conocía la compasión. Sacaron a los niños fuera de la cama y las camas fueron revisadas. Muchos tenían cómics y libros de cuentos de hadas que se encontraron debajo de sus camas.
Los golpes llovían sobre ellos. El bastón cayó sobre ellos terriblemente, su sonido era rítmico, y los gritos de misericordia, se escuchaban a la par.

A pesar de que hacía mucho frío afuera, yo estaba sudando profusamente. Me cubrí y me quedó inmóvil y cante el Mantra Gayatri frenéticamente. Podía oír los suaves pasos del misionero que se acercaba a mi cama. Era mi turno. Me senté de golpe. Mis labios se secaron. Mi lengua se negó a cantar cualquier mantram. Pero interiormente gritaba dentro:
 "Baba! Baba! Baba!"
Abrí mis ojos y trate de presentar una mirada inocente. Poco a poco me bajé de mi cama. El misionero me dio una sonrisa sarcástica. Tenía miedo de la caña.
Temía el terrible destino que le esperaba al libro.
El misionero volcó mi almohada con su bastón y "Sathya Sai habla" se mostró con amor.
Me miró ferozmente. Golpeó el libro con el bastón.
Sentí el golpe, y un grito se escapó de mis labios.
Me preguntó, alzando la voz ronca:
 "¿Qué es lo que veo?"
 Me quedé en silencio. Los chicos se quedaron inmóviles en el silencio terrible, mientras las lágrimas corrían por las mejillas de algunos. El misionero se abalanzó furioso sobre el libro, y lo tomó en sus manos ásperas grandes. La historia de Prahlada y el Señor Narasimha salvador, destelló en mi mente! Me quedé aterrorizado esperando que lo rompa en pedazos. Pero encontré que el libro seguía  seguro en sus manos.
Él estaba mirándolo y siguió murmurando:
Sathya Sai Speaks! Sathya Sai Speaks!Sathya Sai habla!
Él lo miraba sin cesar y después de unos minutos,
abrió el libro.
La imagen de nuestro benevolente Sai lo miró fijamente. Se quedó mirándolo.
Me pregunté qué le había pasado a él.

Unos minutos más tarde, el misionero me preguntó en voz baja:
 "¿Quién es él?"
Me quedé en silencio, y sentí que había perdido mi voz. Repitió su pregunta de nuevo:
"¿Quién es Él?" 

Recuperando mi voz, le digo:
"SAI BABA".
 El bastón cayó de su mano. Se quedó mirando la foto con mayor concentración. Yo no sabía lo que le estaba pasando. Incluso ahora estoy intrigado por saber lo que ocurrió en esos momentos fugaces entre el misionero
y Bhagavan.
Sigue siendo un misterio desconcertante para mí.

El misionero dejó el libro suavemente sobre mi cama, ante el asombro de todos en la habitación. Lágrimas de alegría y gratitud corrían por mis mejillas, porque mi amado Señor me había hecho sentir el calor de su Amor, incluso en la lejana región del Himalaya.

II Samasta Lokah Sukhino Bhavantu II


- Tomado de:
http://www.theprasanthireporter.org/2012/09/sai-and-the-irrate-missionary/
 










No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Dynamic Glitter Text Generator at TextSpace.net

SHREE SAI SANKIRTAN MALA

Dynamic Glitter Text Generator at TextSpace.net